El segundo gobierno más endeudado de España, el de Cospedal, rechaza el Plan de Obras de Villacañas

La comunicación recibida de la Delegación del Gobierno, en la que se informa de la prohibición de contratar personal por parte de los Ayuntamientos en 2014, intentar tirar por tierra el Plan de Empleo promovido por el Ayuntamiento de Villacañas. En definitiva, una vez más, los que no dan, los que han negado el pan y la sal a los villacañeros, por el delito de no comulgar con sus políticas de endeudamiento, se empeñan en que otros den lo que otros muchos a día de hoy necesitan, desgraciadamente. Qué mejor distribución del dinero público puede existir cuando va a parar a aquellos desempleados de larga duración que más lo necesitan. Más vale que la Señora Cospedal explicase en qué se ha ido ese dinero que día a día es un agujero negro, que más que a la propia Cospedal, que su futuro lo tiene solventado, le duele a Castilla-La Mancha. Sin ir más lejos, 147 millones de euros en el último trimestre

Villacañas Digital | Villacañas 13/12/2014

La deuda pública acaba de marcar nuevos récords en España en el tercer trimestre, según los datos detallados que publicó ayer el Banco de España. Las nuevas cifras ofrecen el desglose por comunidades autónomas y muestran que la mayoría de ellas baten sus récords de endeudamiento. Lo más preocupante es que algunas comunidades que más elevan su deuda son precisamente las más endeudadas. Y entre ellas está, pese a los constantes recortes sociales  que sufren los catellanos-manchegos, la que gobierna María Dolores Cospedal. La deuda pública de Castilla-La Mancha es de 12.488 millones, es decir, 147 millones más que el anterior trimestre, haciendo que Castilla La Mancha  sea en la actualidad la segunda Comunidad Autonómica más endeudada.

Con este panorama encima de la mesa, que califica y de qué modo la gestión del PP en Castilla-La Mancha, aunque no tardarán mucho en culpar al anterior equipo de gobierno de la situación actual, pese a los más de tres años que llevan al frente del gobierno regional, el alcalde de Villacañas, Santiago García Aranda, se tuvo que referir ayer al plan de obras que se está desarrollando en el municipio y, más en concreto, a la comunicación recibida de la Delegación del Gobierno en la que se informa de la prohibición de contratar personal por parte de los ayuntamientos en 2014 y se pide al consistorio justificar la excepcionalidad de estas obras. Todo ello pese a que las inversiones del plan que se está llevando a cabo en Villacañas son “financieramente sostenibles” y están sustentadas en los correspondientes informes económicos.

Para García Aranda, esta actuación del gobierno del PP se confirma como un intento de frenar un plan que está permitiendo realizar una docena de proyectos de pequeñas obras en infraestructuras municipales, de las que se van a beneficiar todos los vecinos, además de permitir la contratación de un centenar de personas que estaban desempleadas y que, además de poder trabajar durante tres meses, en muchos casos van a conseguir cotizar y ayudarles a consolidar prestaciones o subsidios. De hecho, incidía en que gracias a una gestión basada en ahorrar en los gastos superfluos “hemos pasado de no poder pagar nóminas a los trabajadores hasta 2013 y, por tanto, no poder gastar ni un euro en obras, a conseguir ahorrar lo suficiente para poder poner en marcha en cuanto ha sido posible este plan de obras”.

Por estos motivos, el alcalde ha lamentado la “falta de sensibilidad con los desempleados de Villacañas por parte de los gobiernos del Partido Popular en la región y el España”. De hecho, ha recordado que la presidenta Cospedal eliminó en 2011 los planes de empleo y se ha olvidado también de Villacañas en los repartos de Talleres de Empleo que se han realizado desde entonces. Del mismo modo, el Gobierno de Rajoy tampoco ha concedido planes de empleo para zonas rurales a Villacañas, pese a haberlo comprometido en 2013. Una situación que el pasado mes de mayo llevó al alcalde a advertir que si en 2014 “volvían a engañarnos y no llegaban estos planes, no nos quedaríamos cruzados de brazos”.

Con todo, Santiago García Aranda ha recalcado que esta actitud de los gobernantes del PP con los desempleados de Villacañas “no nos va a frenar a la hora de seguir poniendo en marcha acciones que sean beneficiosas para nuestros vecinos y que además puedan generar puestos de trabajo, como estos planes de obras”, insistiendo que en los últimos años, por la reducción de ingresos y el impago de la deuda del Gobierno Regional con Villacañas, se llegó a tener tal falta de liquidez que hubo que dejar de pagar las nóminas a los trabajadores, situación que pudo volver a la normalidad en 2013, tras el último plan de pago a proveedores. Por tanto, ha querido destacar que los fondos para sacar adelante estos planes de obras se han logrado gracias al esfuerzo realizado en estos años 2013 y 2014, y todo pese a que las cifras de la deuda que mantiene el Gobierno Regional con Villacañas siguen siendo muy elevadas, de más de 1’5 millones de euros.

Por último, el alcalde villacañero rechazaba esta estrategia de asfixia a la que desde los gobiernos regional y central se somete al Ayuntamiento de Villacañas no pagando lo que debe la Junta a los villacañeros, no concediendo talleres ni planes de empleo o ahora “tratando de impedir que los hagamos con nuestros modestos medios”; y lamentaba que desde estos gobiernos “nos digan que no podemos contratar personal, pero luego cuando baja el paro en 89 personas en noviembre en Villacañas son los que se apuntan el tanto”.

En definitiva, los que no dan, los que han negado el pan y la sal a los villacañeros, por el delito de no comulgar con sus políticas de endeudamiento, se empeñan en que otros den lo que otros muchos a día de hoy necesitan, desgraciadamente. Qué mejor distribución del dinero público existe cuando va a parar a aquellos desempleados de larga duración. Más vale que la Señora Cospedal explicase en qué se ha ido ese dinero que día a día es un agujero negro que más que a la propia Cospedal, que su futuro lo tiene solventado, está dejando Castilla-La Mancha.