Agricultores de Villacañas plantarán lavanda para uso en cosmética

Proyecto piloto en nuestro municipio que se inicia este año y que pretende diversificar cultivos con especies que además favorecen la conservación del terreno estepario

Villacañas Digital | Villacañas 15/02/2014 | News in English

El Ayuntamiento de Villacañas, de la mano de la Fundación Global Nature, va a iniciar este año un interesante y novedoso proyecto de cultivo de plantas aromáticas, con el que se pretende seguir avanzando en la diversificación de cultivos en la agricultura local, además de favorecer la conservación del medio estepario del término municipal.

Un proyecto que ya avanzó el alcalde, Santiago García Aranda, durante la presentación de la XI Semana del Campo, recientemente celebrada, y que ha captado el interés de un grupo de agricultores suficiente para iniciar este año la siembra de lavanda en al menos 7 hectáreas, ubicadas todas ellas en terrenos agrarios próximos a las faldas de las sierras del Romeral, ya que para la siembra de esta planta aromática se requieren parcelas con buen drenaje de agua, que no se encharquen, y cuyos suelos no es necesario que sean ricos. De todos los detalles pueden informarse aquellos agricultores que puedan estar interesados en el servicio de Agricultura y Medio Ambiente del Ayuntamiento.

La producción de lavanda se va a hacer además tanto en cultivo ecológico como convencional, y la comercialización del producto se llevará a cabo con una empresa que, además de la recolección, se encargará de extraer la esencia de lavanda para comercializarla finalmente en el sector de la cosmética, en el que se usa para la elaboración de jabones, perfumes, etc.

Los agricultores que se integren en este proyecto piloto, que si los resultados son positivos podría abrir nuevos mercados a la producción agrícola local, realizarán un pequeño curso de formación sobre el cultivo de plantas aromáticas, y recibirán además la semilla para llevar a cabo la siembra, que debe realizarse a finales de marzo o principios de abril. Una de las ventajas de esta siembra es que apenas necesita cuidados, ya que es suficiente con recibir un riego de apoyo al realizar la plantación, y esperar luego a la recolección, que se realiza en otoño. La producción, si bien el primer año no es muy alta, se incrementa ya a partir del segundo año. Por eso se firmarán acuerdos de custodia con los agricultores para un mínimo de dos años, en el que se comprometen al cumplimiento de ciertos criterios medioambientales, ya que uno de los objetivos del proyecto es profundizar en la conservación del territorio a través del fomento de cultivos más respetuosos con el medio natural estepario.

Evidentemente, otro de los objetivos es el de continuar profundizando en la diversificación de cultivos en una zona donde predomina el viñedo y el cereal, pero en la que en los últimos años –gracias a la iniciativa de muchos agricultores- se está apostando por nuevos cultivos. Es el caso de las leguminosas, en el que desde 2009 trabajan medio centenar de agricultores, que han apostado por diferentes variedades de cultivo (lenteja, yero, guisante, garbanzo) con más de 250 hectáreas dedicadas a este fin. De hecho, buena parte de la producción se ha envasado y exportado a través de una distribuidora alemana. En el mismo sentido se está trabajando con cultivos leñosos (olivo, pistacho, almendro), y de hecho está previsto ampliar esta campaña la plantación de árboles de fruto, principalmente almendros, en 4.000 ejemplares.