Las Hipókritas, con “Terrores y Miserias del Siglo XXI, esta noche en el Teatro Miguel de Cervantes

Seis piezas que parten de la improvisación para reinventar la obra de Bertol Brecht, “Terrores y Miserias del Tercer Reich”. Una obra del dramaturgo alemán que pretende llegar a la conciencia de una época, años 30, que devino en un periodo oscuro de la humanidad, y una obra que las madrileñas retoman para plasmar el horror cotidiano

Villacañas Digital | Villacañas 03/05/2013

Esta noche, a partir de las 22:00 horas, una nueva obra de las programadas dentro del 38º Festival de Teatro Aficionado de Villacañas será representada en las tablas del Teatro Miguel de Cervantes. Si en la presentación del Festival pudimos ver a la compañía Cuatro Gatos de Sevilla, allá por el 6 de abril;  en la primera función programada en el cartel del Festival, 19 de abril, Carabau Teatre levanta el telón del 38º Festival de Teatro Aficionado de Villacañas; una semana después, nuestro grupo de teatro local, La Quintería, regresaba tres años después a la escena villacañera; y, una semana más tarde la tercera y penúltima obra programada entra en escena, Terrores y Miserias del Siglo XXI, cuya escenificación correrá a cargo del grupo de teatro madrileño Las Hipókritas.

 La obra que esta noche veremos representada está compuesta por seis piezas cortas. Seis piezas que parten de la improvisación para reinventar la obra de Bertol Brecht, “Terrores y Miserias del Tercer Reich”. Una obra del dramaturgo alemán, escrita en los años 30,  donde se presagian los horrores futuros del III Reich que desembocan finalmente en la Segunda Guerra Mundial. Con esta obra, uno de los más  grandes dramaturgos de la historia del teatro, pretende adentrarse de lleno en la mente del espectador más que su sensibilidad. Es un torpedo directo a la conciencia de cualquiera de nosotros donde el teatro es el vehículo del mensaje de denuncia de un contexto que devino en una de las épocas más oscuras de la humanidad.

El argumento de Brecht es retomado por Las Hipókritas y como ellas mismas indican, sirve para recuperar una obra que moldeada pretende hablar de un terror puramente cotidiano, basado en una democracia absurda, realidad capitalista en la que vivimos. El análisis de nuestros comportamientos y actitudes más habituales son el eje vertebral de este montaje, donde cualquiera de nosotros puede fácilmente reconocerse en escena.