Centenares de visitantes han pasado este puente por los museos de Villacañas

El municipio ha celebrado además estos días la festividad del Cristo de la Viga, una atracción más para unas visitas, la mayoría de ellas, procedentes de la comunidad de Madrid

Villacañas Digital | Villacañas 05/05/2013

Con motivo de la celebración de la festividad del Cristo de la Viga el 1 de mayo, unido al puente festivo que han tenido en la Comunidad de Madrid, los atractivos turísticos de Villacañas han atraído a numerosos visitantes, especialmente madrileños. Tan solo desde el 30 de abril hasta ayer viernes 3 de mayo, más de 200 personas han visitado los museos municipales del Silo y de la Tía Sandalia, mientras que también ha sido destacada la presencia de visitantes foráneos en la fiesta del Cristo de la Viga y sus Danzantes, especialmente las danzas que se ejecutaron el día 1 en la glorieta del Prado y la procesión de la tarde.

En cuanto a la entrada a los museos municipales del Silo -declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Sitio Histórico- y de la Tía Sandalia, destaca que el día de mayor afluencia de visitantes fue el jueves 2 de mayo. Además, la temporada de primavera sigue siendo la de mayor número de visitas a los museos villacañeros. De hecho, para el próximo 25 de mayo hay ya programada la visita de 100 personas.

Los silos de Villacañas son casas subterráneas excavadas en la tierra, de las que se llegaron a censar hasta 1.700 silos en 1950. Era la vivienda de las familias más humildes del pueblo, una casa sin tejado, sin vigas, sin columnas y sin tabiques. Las paredes, techos y suelos aparecen recubiertos de cal lo que hace que el sol penetre con mucha fuerza en el interior del silo para iluminar toda la casa con deslumbrante blancura. Al estar bajo tierra, la temperatura del interior es muy constante y allí se guarda el calor en el invierno y permanece un reconfortante frescor en el verano. En este museo se pueden admirar las únicas casas subterráneas, excavadas bajo el suelo llano, que se pueden visitar en Europa.

Al igual que en el caso de los silos, del extracto social más humilde surgió una artista genial: la Tía Sandalia. La visita al museo dedicado a su obra es un espectáculo para los sentidos, ya que la atmósfera que desprenden sus obras va más allá del disfrute a través de la vista, para convertirse en una experiencia única. Sandalia Simón Fernández (Villacañas 1902-1987) fue una artista en estado puro. Nunca supo leer ni escribir pero estaba dotada de una clarividente memoria y, desde muy temprana edad, sintió la necesidad vital de expresar su profundo sentimiento religioso mediante el arte, el cual realizaba guiada por su intuición. En el museo se pueden contemplar 66 esculturas, 4 relieves y 26 lienzos que conforman un gran cosmos figurativo inundado de significaciones y con rasgos impresionistas e ingenuos por donde fluye el espíritu de la artista. La Casa Museo de la Tía Sandalia es uno de los lugares que no dejan impasible al que los visita, ya que adentrarse en él es llegar a un recinto de arte puro, sin vicios técnicos ni traducción académica. El Museo de la Tía Sandalia es uno de los más destacados museos de arte popular español.